Producción oral en las clases de CLIL

Se entiende que el aprendizaje de una L2 no puede producirse únicamente a través de actividades receptivas. La posibilidad de producir mensajes orales sencillos en la L2, dentro de un determinado contexto y con un propósito comunicativo claro conlleva un potente estímulo y refuerzo para los alumnos. A través de la interacción oral, el input que recibe el aprendiz se modifica y adapta a su nivel de comprensión, a la vez que recibe
feedback explícito e implícito del profesor.

Asimismo, la posibilidad de interactuar con el profesor y otros alumnos les permitirá comenzar a mejorar su fluidez y pronunciación, además de poder testar y ampliar las estructuras de la L2 que está aprendiendo. Al producir mensajes orales y escritos el alumno se ve obligado a revisar sus hipótesis y a procesar la lengua a nivel sintáctico, facilitando así las condiciones necesarias para que desarrolle su interlenguaje.
Entre las actividades de producción e interacción oral que se pueden proponer en el aula de CLIL  se encuentran por ejemplo aquellas en las que el alumno:
1. repite palabras o instrucciones breves producidas por el profesor o da sus propias instrucciones (TPR activities);

2. responde a las preguntas del profesor utilizando “gambits” o andamiaje adaptado a su nivel;

3. canta canciones, recita rimas e historias breves;

4. toma parte en juegos y actividades comunicativas sencillas donde se producen intercambios breves entre el profesor y los aprendices y/o entre los alumnos de cada grupo cooperativo

5. muestra su trabajo y lo presenta y describe al resto de la clase.

Adaptado de Guía del profesor Communicative Arts and Crafts de Plástica Sapiens (Enrique Lafuente, Vicky Gil y Francisco Valero).

Advertisements